viernes, 11 de abril de 2008

LA COSTILLA DE ADÁN (George Cukor, 1949)

-Me apetece escribir una crítica de cine clásico
-¡Pues hazlo!. ¿De qué película?
-No lo sé. ¿De qué película la hago?
-¿Y si te digo una que tú no has visto?
-Jajaja, Vale. Tengo una idea mejor, ¿por qué no me regalas una de las tuyas para mi blog?
-Tú eliges...

Esta mañana os quiero presentar un blog que lleva enlazado con Cómo Casarse con un Millonario desde el principio de los tiempos, y con él a un gran cinéfilo, mejor amigo y crítico excepcional.
La Imagen en el Alma tiene más de 300 entradas llenas de sensibilidad, sabiduría y buen cine, y es la imprescindible fuente de consulta en la que tantas veces he repostado.
No era fácil elegir una sola crítica, pero confieso que la reseña que os pongo me desarmó.



TITULO ORIGINAL Adam's Rib
AÑO 1949
DURACIÓN 101 min.
PAÍS USA
DIRECTOR George Cukor
GUIÓN Ruth Gordon & Garson Kanin
MÚSICA Miklós Rózsa
FOTOGRAFÍA George Folsey (B&W)
REPARTO Katharine Hepburn, Spencer Tracy, Judy Holliday, Tom Ewell, David Wayne, Jean Hagen
PRODUCTORA Metro-Goldwyn-Mayer
ARGUMENTO: Amanda y Adam Bonner son un idílico matrimonio de abogados cuya paz conyugal se ve afectada cuando se enfrentan en el tribunal como fiscal y defensor, respectivamente, del mismo caso: una mujer es juzgada por disparar contra su marido y la amante de éste. Adam no duda en la culpabilidad de la acusada, pero Amanda basa su defensa en la igualdad de derechos.


El gran mérito de una película que trata sobre el feminismo desde una perspectiva imparcial es que sabe cuándo dar a las mujeres la razón y cuándo debe quitársela a los hombres. Y lo que es aún mejor, hacerlo poniéndonos a todos una sonrisa en la boca. Una sonrisa sana, no basada en el enfrentamiento rabioso de los sexos opuestos, sino prisionera del buen gusto, del sentido del humor elegante. Todo esto que escribo son sólo letras de la ley del éxito que no se pueden ver refrendadas si en el reparto de una película no hay dos nombres tan adecuados y sublimes en sus papeles como Katharine Hepburn y Spencer Tracy.

Más allá del hecho de que fueran pareja en la vida real, podemos intuir cómo con una simple mirada llegan a la compenetración absoluta, cómo son las dos partes de una misma persona, cómo en su mutua oposición hay un ensalzamiento de esa “pequeña” diferencia que separa a hombres de mujeres. Y lo hacen sin que esa diferencia parezca motivo de separación, todo lo contrario. Son dos intérpretes que traspasan la película de tal modo que, cuando la historia termina, tantos unos como otras tenemos la sensación de que hay que enorgullecerse de nuestras diferencias, tal vez porque si queremos eliminarlas perdemos nuestra identidad como sexo.

Antes de seguir, lean otra vez el párrafo anterior, por favor. ¿Ya? Vale. Seguimos.



Por otro lado, en esas mismas diferencias también hay una crítica feroz a nuestras radicalizaciones. El hombre, estúpido por naturaleza. La mujer, tendencia a la suposición enfermiza. El hombre, incontrolable cuando se le escapa la mano. La mujer, escorada hacia la ridiculización del contrario. El hombre, poseedor de una ética equivocada. La mujer, poseedora de una ética equivocada…¡Ahí va! ¡Si hay algo en común!...

Sin lugar a ninguna duda, esta película es la mejor que Hepburn y Tracy hicieron juntos a través de muchos años y ocho películas de colaboración. En todas ellas, cada uno hizo gala de trazos definitorios de sus personajes con la precisión de un rostro capaz de contener en sus arrugas la lluvia de dos días como hizo él, o con la certera mirada de una boa en ayunas, como hizo ella. En cualquier caso, cuando la interpretación de dos actores de esa talla llega a ser tan minuciosamente normal, es cuando sentimos que allí mismo, en el salón de nuestra casa, se sientan dos personas que podrían ser perfectamente los vecinos de al lado que, cada uno con su versión, quieren contarnos esos problemillas que hacen defectuoso al compañero pero que, a la vez, lo convierten en la única persona a la que se puede amar durante el resto de sus días.



Así que si deciden premiarse y verla, hay un pedazo de enorme cine que va a entrar ahí mismo. Se va a acomodar en el sofá y ustedes van a ser espectadores de una función que, de tanta ironía e inteligencia, hasta podríamos decir que estas dos palabras también son masculinas. Y si acaso, cuando apaguen el televisor, hagan sus alegaciones, formulen sus protestas y exclamen lo gozosa que es una diferencia que nunca nos ha alejado si no bien al contrario, nos ha hecho estar más cerca a cada día de nuestra historia.

César Bardés
Del Blog "La imagen en el alma"

18 comentarios:

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Obra maestra total, que lejanos quedan los tiempos de aquellas comedias, lo que daríamos muchos porque volvieran...XXDD
Saludos!

Andres Pons dijo...

Maravillosa.

iván dijo...

Si Cesar Bardés viviera en Estados Unidos, "La Imagen en el alma" estaria traducida a varios idiomas y se venderia en las librerias. El tema es que los editores de este pais no le echan cuenta a lo que se escribe por internet y se pierden obras como la suya. Muy buena y una pena que no llegue a más gente.

M.I. dijo...

"La Imagen en el Alma" creo que todavía no, pero César tiene libros de cine publicados. Además, escribe en prensa desde hace muchos años ;)
A mí me parece el mejor entre los mejores. Por eso os invito a visitar su blog.

Y sí, Andrés, MARAVILLOSA. Y sí, Iván, lo que daríamos por poder comentar comedias como ésta. Aunque, a mí esto de hacer comparaciones... me da miedo desde un comentario que hizo Oscar. ¡cuánta razón tenía el hombre!

rdw dijo...

"La imagen en el alma" es un blog sobresaliente, sin desmerecer el tuyo o el de otros amigos críticos. Coincidí con César en un lugar en el que él no se llamaba César y yo no me llamaba De Winter (XXXXDDDD) y me gustaron sus criterios y su forma de asociar películas en un mismo comentario. Muy buen trabajo

iván dijo...

Y tú Brujita, échale cara y arráncate a hacer críticas de clásicos, que cosas mas dificiles estás tú acostumbrada a hacer -y muy bien- XXXDDD

Alazne [Kitano Girl] dijo...

la tengo por ahí, y desde luego algún día de estos cae, me ebcatan los clásicos y aún más si tienen un argumento de peso.

saludos

Milo dijo...

Impresionante crítica, y mira que como alguien dijo, es muy difícil hablar de clásicos. Una gran comedia, obligado visionado para cualquier amante del cine. Enhorabuena por tu reseña. Besos

M.I. dijo...

¡¡¡¡¡Nanoooooo!!!! qué alegría verte por aquíiiiiii.
Un besazo, guapa.

Iván, yo ya no sé cómo decirlo. Esta mañana me han pedido otra colaboración en una revista que tiene una pinta buenísima, y mi respuesta sólo es una: ¡soy vaga!, jajajajjaa.
A mí me divierte escribir de cine, pero poquito. Pues claro que podría escribir mucho y de todas las pelis y géneros, pero... la diversión se convertiría en obligación, y eso no me gusta. De todas maneras, me alegra que me propongan esas colaboraciones, jajajaja.

Vale, Milo, le daré a César la enhorabuena de tu parte.

iván dijo...

Ja, ja, ja, qué carácter tiene la jodía prenda!

Milo dijo...

Eso, enhorabuena a Cesar y a vos por ponerla y hacer de canal, jaja.Salgo de casi todas uff. Un Beso Isabel

Carlos Serrano dijo...

Algún dia me dedicaré de lleno al cine clásico. De momento sigo centrado en el cine de mi generación (los 70's y 80's), aunque siempre fui fan de Bogart y sobre todo de Brando (que junto con Kubrick fueron los grandes genios en su campo, actuación y dirección respectivamente)

De Cukor solo sé que hizo debutar a una jovencísima Meg Ryan en su "Ricas y Famosas". Ya sé que será politicamente incorrecto, pero aun siento más morbo por la Ryan que por el Cukor.

Lo dicho, algún dia me meteré a fondo en esto del cine clásico.

Anónimo dijo...

Bueno, lo primero de todo, gracias a ti, "comocasarseconunmillonario", por hacerme una propaganda que no merezco y hacerme un sitio en tu blog y, por cierto, aunque ya llevo catorce años escribiendo en diferentes medios de prensa, el libro de cine aún no es una realidad, las cosas como son.
A Iván, muchas gracias por tu comentario entusiasta. Tampoco lo merezco pero tengo que reconocer que comentarios así te animan a seguir escribiendo por los diversos espacios que uno dispone.
A Rebeca de Winter, gracias también por tu comentario, ya sabes que algún día soñaremos que regresamos a Manderley. Me alegro que simpatizaras conmigo en otro lugar y en otro tiempo.
Por supuesto que Bruji puede hacer ya una crítica de lo que le dé la gana, lo que pasa es que siente un vértigo que todos los críticos hemos sentido alguna vez ante la responsabilidad de que decenas de ojos lean lo que uno es capaz de decir. Es decir, tiene miedo. Todos lo superamos. Y sé que ella también lo hará.
Gracias también a Milo por su enhorabuena. Este tipo de cosas siempre tienen el doble de valor si proceden de cinéfilos de pro y de hecho.
A Carlos, no te preocupes, ya te dedicas de lleno a los clásicos. ¿O es que no hubo clásicos en los setenta y los ochenta? ¿Es que no lo son "Taxi Driver", "Tiburón", "La chica del adiós", "Klute", "El golpe", "El padrino", "El cazador", "Manhattan", "Toro salvaje", "Amadeus", "E.T.", "En busca del arca perdida" o "El resplandor"? Yo estoy seguro de que sí. Ánimo, el cine, en su belleza, tiene una gran virtud: siempre queda algo por descubrir.
A Andrés, un abrazo de cinéfilo. Gracias por todo.
A Alazne, no te la pierdas. El humor inteligente es una forma de hacer que todos seamos más tolerantes.
a Iván Aka Mazur, miedo me da pensar que en aquellos tiempos echabas un vistazo a la cartelera y convivían en los cines George Cukor, Fritz Lang, Orson Welles, Howard Hawks, John Ford, Billy Wilder, Joe Mankiewicz, Vittorio de Sica, Akira Kurosawa o Alfred Hitchcock...no daríamos abasto para escribir tanto. Suerte tenemos en estos tiempos que corren si hay una en cartel que realmente nos interesa ver. Ánimo y a seguir viendo gran cine para saber distinguir entre lo grande y lo pequeño.
Gracias a todos, una vez más.

César Bardés

Carlos Serrano dijo...

Hola César.

Te animo a lo del libro de cine. Hoy en dia gracias a las nuevas tecnologias la cosa es fácil. No hace falta ni editorial ni nada.

Te haces un documento WORD, lo pasas a PDF y lo distribuyes gratis y a nivel mundial por Emule o descarga directa.

Yo ya llevo más de una docena de libros de cine escritos!

Es más, uno de mis fanzines alcanzó la cifra record de casi mil descargas directas.

Hoy en dia sacar libros es más fácil que nunca y lo mejor: sin necesidad de editoriales que te digan lo que tienes que hacer o que te censuran!

M.I. dijo...

Madre mía, ¡cómo escribe César!. Lo que para él no es más que una simple frase a la que no da importancia, para mí es un mundo entero que merece la pena explorar.

Sólo te pido una cosa, importante para mí: que, de vez en cuando, tengas la gentileza -como hoy- de prestarme alguna de tus críticas de cine clásico con las que dar prestigio a este blog.

Por cierto, Carlos.... yo quiero que me lances al estrellato, jajajaja, ¿qué tengo que hacer?

Carlos Serrano dijo...

Jajaja...no, estrellato no existe en el underground, o bueno si un tipo de estrellato. Pero ante todo es hablar de cine lo que importa.

Eso si, con el tiempo uno aprende a presentar las cosas, yo desde mi primer fanzine hasta ahora he mejorado mucho. Aprender a maquetar, hacer un libro, una revista...

Es que cuando la gente dice que es difícil hacer un libro o sacar un libro pues claro, yo tengo que decir "Hey, que es lo más fácil del mundo!".

No sé, igual soy un idealista, pero soy muy feliz sacando mis libros y mis revistas, a un nivel amateur y particular. Mucha gente siempre me dice que porque no me hago profesional, porque no busco una editorial...y siempre tengo que contestar que a mi me gusta controlar lo que hago. Para ser esclavo de una editorial mejor me quedo como estoy!

M.I. dijo...

¡Yo me apunto al mundo de los barrios bajos!, jajajaja.
Si necesitas alguna colaboración mía, ya sabes dónde encontrarme.

Alicia dijo...

Cada vez que la veo se por qué me elegí a mi marido entre todos los demás. A pesar de todas las cosas que nos unen existe esa "diference", que le hace único y especial.
Gracias por tu crítica, me parece preciosa.
Alicia.