miércoles, 27 de febrero de 2008

MICHAEL CLAYTON

Con siete nominaciones al Oscar (incluidos los de mejor director, guión original y película) y ganadora de uno por la mejor actriz de reparto, Michael Clayton es un thriller con tanta clase como su protagonista.




FICHA DE LA PELÍCULA:
TITULO ORIGINAL Michael Clayton
AÑO 2007
DURACIÓN 119 min.
PAÍS USA
DIRECTOR Tony Gilroy
GUIÓN Tony Gilroy
MÚSICA James Newton Howard
FOTOGRAFÍA Robert Elswit
REPARTO George Clooney, Tom Wilkinson, Tilda Swinton, Sydney Pollack, Michael O'Keefe, Ken Howard, Denis O'Hare, Robert Prescott, Austin Williams, Sean Cullen, Merritt Wever, David Lansbury
PRODUCTORA Warner Bros. Pictures

7 nominaciones a los Oscar: Mejor película, director, guión original, actor principal (George Clooney), actor de reparto (Tom Wilkinson), actriz de reparto (Tilda Swinton), banda sonora.
Ganadora de 1 oscar a la mejor atriz de reparto.



Una llamada en medio de la noche. Un cliente con graves dificultades, y un despacho de abogados que cuenta con el tipo de profesional que requiere la ocasión. Por su elegancia y precisión, la seguridad que muestra en sí mismo, la rápida presentación en el lugar de los hechos, y por la propia definición de su cargo, la de “solucionador de problemas”; muchos recordarán a Harvey Keitel como Winston Wolf. Sin embargo, nada tiene esta cinta de Pulp Fiction Tarantiniano; moviéndose, más bien, por los derroteros que seguían productos como El Informe Pelícano (Alan J. Pakula, 1993) o Erin Brockovich; y es que, no en vano, Steven Soderbergh no está lejos del proyecto.

Su director, un Tony Gilroy desconocido en las tareas de realización hasta esta película, es el creador de la saga de Bourne; el espía que, gracias a los inteligentes movimientos de su guionista, ya se encuentra a la altura de otros grandes agentes especiales del cine, como el mismísimo Bond o Ethan Hunt de Misión Imposible. Y es que ésa es una de las habilidades del Gilroy escritor, la de saber adentrarse en temáticas manidas y estereotipadas para darles una nueva dimensión.



En esta ocasión, sigue manifestando su obsesión por el mundo profesional y cómo éste afecta y es afectado por las relaciones personales, la vida familiar y las condiciones, aptitudes y actitudes individuales, tal y como mostrara desde sus inicios con la presentación de una deliciosa y diferente comedia romántica, Pasión por el Triunfo, allá por 1992. Después, vendrían historias como Prueba de Vida, interpretada por Russell Crowe, Al Cruzar el Límite, o Pactar con el Diablo, en la que pudo conocer diversos casos del entramado legal neoyorquino que inspiraron la figura de Michael Clayton.

Básicamente, nos encontramos con un thriller que tiene tanta clase como su protagonista, George Clooney, Cary Grant del siglo XXI, y también nominado por este papel. Un análisis riguroso que huye de los artificios de los relatos de John Grisham, para difuminar la línea entre buenos y malos y mantenerla hasta el final de la narración; que, lamentablemente, no se atreve a romper con lo políticamente correcto, para decantarse por una resolución que nunca se dio en los hechos reales en los que se basa. El cine americano sigue apostando por los finales de triunfo moralista frente a la vorágine del mundo actual.

Por lo demás, Michael Clayton es una de esas elaboraciones bien paridas que tan poco juego dan a los críticos. Un trabajo perfeccionista del que pocos errores y muchas virtudes se pueden extraer. Sólo tenemos que recordar su magnífico arranque, en el que una estupenda voz en off acerca a una realidad con la que no estamos familiarizados, para adentrarnos en ella y no permitir que el espectador pagano pueda perderse. Una película que consigue enganchar, como pocas, desde el primer fotograma, que demuestra que los grandes planos no sólo salen de paisajes inspiradores, sino que éstos también se pueden lograr siguiendo con la cámara las ruedas de un carrito que reparte expedientes en unas oficinas, o con el agua de un grifo que intenta calmar la angustia de la protagonista.





Tras una concienzuda exposición, -que pone especial cuidado en el particular back-story de cada personaje y minimiza los efectos adversos de su denso argumento-, los brillantes diálogos y el caprichoso montaje que persigue a la actriz, desembocan en la planificación más excitante que ha dado el séptimo arte desde la versión inglesa de Sabotaje de Alfred Hitchcock. Se agradece su ágil ritmo, la genialidad de conocer el origen de la trama con un cinta de vídeo, de descubrir a Clayton a través de las notas de una secretaria, de aproximarse al memorándum 229 desde la visión de un hastiado perturbado. Se agradece, igualmente, la propuesta que arriesga con un guión parcialmente desestructurado, que permite volver a la inicial partida de pócker, que no será percibida con la misma mirada.

En el apartado que concierne al reparto, asistimos a verdaderos duelos interpretativos, los que se establecen entre todos los personajes y que ampliamente justifican todas sus nominaciones. La contención y el escrupuloso trato que se dedican a cada uno de ellos, son los responsables de la empatía que se establece entre el público y un Tom Wilkinson en estado de gracia (qué ganas tenía de poder escribir estas palabras en una crítica de cine), hasta con una Tilda Swinton que ratifica las conclusiones que, de esta historia, daba su creador: “Cuando estás perdido, ni todo el carisma del mundo te ayuda a encontrar el camino a casa”.

Tan perdida como lo estuvo esta cinéfila en la quiniela de la edición número 80 de los Oscar al marcar su apuesta de “mejor película”. Que nadie se lo crea, que, como diría el encantador Clooney-Clayton, “es broma”.... y la acción transcurre entre los títulos de crédito finales.... y las tribulaciones de un hombre atormentado pronto se solventan con una sonrisa.

Leer critica de Michael Clayton en Muchocine.net

21 comentarios:

Iván Muñoz dijo...

A mí también me parece una muy buena película y con un final, como tú dices, que no tiene narices de salirse de las reglas.
Saludos!

Iván Muñoz dijo...

A mí también me parece una muy buena película y con un final, como tú dices, que no tiene narices de salirse de las reglas.
Saludos!

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Me gustó la peli, pero no se, me dejó una sensación un poco rara, coincido que se queda a cierta distancia de algunas cosas, cosa que por otra parte, suele pasarle al cine americano de denuncia, que siempre se quedan a medias, que le vamos a hacer.
Saludos!

Anónimo dijo...

¿Pero que me estais contando insensatos?
¿como tiene que terminar la pelicula? ¿con Michael Clayton embolsandose el millón de dolares y dejando impune un asesinato? Anda que...vaya visionarios que tiene el mundo del cine con vosotros dos

RDW

Iván dijo...

¿Por que no, Sra. de Winter?. Michael Clayton está basada en hechos reales que no terminan como una peli de la Disney. Si Gilroy se la juega mostrando ese tipo de casos que se dan todos los días en los bufetes americanos, por qué no explicar también como esos casos suelen terminar? La pelicula no se sale de lo politicamente correcto en el final y es eso lo que nosotros estamos criticando, mi querida Rebeca.
Besito para usted

dexter dijo...

Ayyys, fíjate, y yo que creo que te gusta George Clooney gracias a mí.

Anónimo dijo...

Que no Iván, que la peli no puede terminar de otra manera, el mismo Clayton está en el punto de mira y tenía que destapar el asunto turbio. Otro besito para ti.
Y es verdad Dexter,a la bruji no le gustaba Clooney y en esta peli no lo pone mal.

RDW

Iván dijo...

La película no puede terminar de otra manera porque es cine americano y porque termina como todas las peliculas americanas de denuncia social. Eso criticamos, Rebeca. y no creo que a Scarlett le guste George Clooney, lo que pasa es que ella es muy irónica y seguro que lo dice de coña.
Saludos!

M.I. dijo...

Jajajaja, ¡Pasen, pasen y lean!. En este blog no damos ni un solo consejo de "Cómo Casarse con un Millonario", pero nos bastan dos líneas para destripar una película.
Pues sigamos destripando:

Vamos a ver la historia desde otro punto de vista, desde esa conciliación de la vida familiar con la vida profesional (por decirlo de alguna manera). En ese sentido, la película sigue la trayectoria de los tres personajes principales, de tal forma que cada uno de ellos actúa y termina sus pasos según su concepción de esos aspectos.
Me explico:
Tilda Swinton.- No tiene vida personal. En su vida personal ensaya las ruedas de prensa de su vida profesional. Y ese tipo de vida termina pasándole factura.
Tom Wilkinson.- Descubre la trama mentalmente cuando está en un burdel. Está harto de la vida que lleva y de esa faceta de su profesión, por lo que decide terminar lo que debió hacer hace tiempo.
Y Clooney, a pesar de todos sus problemas personales, sí que tiene el respaldo de su familia, que son los que le apoyan cuando toma la decisión.
Y sí que me gusta Clooney, y no es una ironía, jajajaja. Digamos que no me apasiona, pero es incuestionable que este hombre tiene clase. La clase de los grandes galanes de Hollywood. Adem´s, a mí me conquistó con esa frase de: "Arthur también está por aquí. No, es broma, no te preocupes". ¡Qué gran interpretación!.
Sigo trabajando, que tengo muchas cosas que hacer. Luego vuelvo a última hora...

Nano-Historias dijo...

a mí me gustó la película, ya la comenté en su momento en mi blog, pero desde luego mejorable. tampoco me parece una obra maestra, pero las actuaciones me parecem soberbias, el guión, le encuentro fallos.

gracias por tu post. te agrego a mi Nanosfera, la lista de blogs,

:)

El pornógrafo gafapasta dijo...

La tengo en mi lista tras En el punto de mira. A ver cuando me paso ya or el cine, cada día tengo menos tiempo para pasarme por las salas (y menos dinero, ajjaja)
Saludos

socioapatia dijo...

Una curiosidad que igual no conoceis, pero Tilda Switon tiene muchísima vida personal: vive con su marido y su amante en la misma casa.

M.I. dijo...

Pues no, yo no tenía ni idea. ¿Y de dónde has extraído tú esa curiosidad?. ¿En qué momento de la peli sale?. Yo no me enteré, y en las notas de producción no lo pone. Dame una pistilla.... jajajaja.

dexter dijo...

Bueno, en LA PLAYA la moza ya daba muestras de ser bastante liberal

Rebecca de Winter dijo...

Yo tampoco me acuerdo de que salga eso en Michael Clayton... ni en La Playa... Necesito otra vida personal me temo

M.I. dijo...

Bueno, esperemos a que sociopatía nos responda. Mientras tanto, yo voy a bucear un rato en otra vida privada, la del mismísimo Rey Enrique VIII.

socioapatia dijo...

http://www.foxnews.com/story/0,2933,332229,00.html

http://www.dailymail.co.uk/pages/live/femail/article.html?in_article_id=513967&in_page_id=1879

Espero que sea el fin de la intriga ;)

M.I. dijo...

Jajajaja, vale. Muchas gracias.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Muy buena. Demasiado sobria. Demasiado exacta, que no sé muy bien qué quiere decir, pero me parece eso: una peli matemática, llevada con buen pulso, pero exenta, en algunos trozos, de emoción... No obstante claro que me gustó. Me pasó que empecé a hacer una reseña para muchocine (o para mi página, da igual) y vi que no atinaba con el tono. Es cosa de intentarlo otra vez. Saluditos.

M.I. dijo...

Yo lo digo, Emilio, jajajaja, yo lo digo en mi crítica: la película es tan perfecta, que da muy poquito juego a los críticos. Yo tampoco sabía muy bien por dónde entrarle, y era por esa precisión matemática de la que tú hablas. Claro que, cuando eso sucede, siempre se le puede echar en cara que no emociona... viejos trucos de críticos modernos, jajajjaa.

Un placer tenerte por aquí, maestro.

Milo dijo...

Realmente increíble como logras convencerme. Porque en primer visionado, me parece una película de sobremesa, cambiando a Rob Lowe por George Clooney. Necesito un segundo, para contrastar el lío que ha generado en mi mente tu crítica. Excelente...la crítica claro.