martes, 4 de marzo de 2008

LAS HERMANAS BOLENA



Historia de grandes interpretaciones femeninas y magnífico guión, en la que el azul turquesa y el verde profundo de los retratos de Hans Holbein no consiguen paliar las deficiencias en la dirección de un debutante que no cuenta con la pericia suficiente para orquestar el conjunto.


FICHA DE LA PELÍCULA:

TITULO ORIGINAL The Other Boleyn Girl
AÑO 2008
DURACIÓN 115 min.
PAÍS Gran Bretaña
DIRECTOR Justin Chadwick
GUIÓN Peter Morgan (Novela: Philippa Gregory)
MÚSICA Ed Shearmur (AKA Edward Shearmur)
FOTOGRAFÍA Kieran McGuigan
REPARTO Natalie Portman, Scarlett Johansson, Eric Bana, Kristin Scott Thomas, Jim Sturgess, Mark Rylance, David Morrissey, Benedict Cumberbatch, Oliver Coleman, Ana Torrent, Eddie Redmayne, Tom Cox, Michael Smiley, Montserrat Roig de Puig, Juno Temple
PRODUCTORA Coproducción GB-USA; BBC Films / Ruby Films / Scott Rudin Productions.


Pocos personajes históricos han logrado despertar la atención de los productores cinematográficos con tanta intensidad como el de Ana Bolena. La cortesana irrelevante, tremendamente atractiva y sensual, altiva, esbelta y ambiciosa que, de manera indirecta, cambiaría el rumbo de un país. Sin embargo, poco o nada se sabía de su hermana, la otra Bolena, hasta la publicación de la novela de Philippa Gregory, que se convirtió en una serie de la televisión británica en el año 2003, y que acaba llegando a la gran pantalla.

Para la creación de este nuevo personaje, desconocido para el cine y para la Historia, del que circulan varias versiones sobre su relación con el monarca, pero ninguna de su personalidad; se apuesta por un perfil psicológico opuesto al de Lady Ana, tendente a esa definición de “rosa sin espinas”, que caracterizara a Juana Seymour, sustituta de la segunda reina y madre del único heredero varón.

Como era de prever, su inclusión hace que la película que hoy comentamos sea notablemente diferente a las producciones que recordamos de idéntica temática histórica. Por cuestiones obvias, se aleja de los asuntos políticos que enmarcaron ese período del siglo XVI y que tan bien retrató Fred Zinnemann en Un Hombre para la Eternidad, en 1966. Por su enfoque, tomando como eje central de la trama a la familia Bolena y permitiendo descubrir la figura del soberano sólo a través de los ojos de ésta, tampoco se asemeja a otros relatos que ampliaron la visión sobre las azarosas intrigas palaciegas que ayudaron a establecer las bases de una nueva nación, como La Vida Privada de Enrique VIII (Alexander Korda, 1933), La Rosa de los Tudor (Robert Stevenson, 1936) o Enrique VIII y sus Seis Esposas (Waris Hussein, 1972). Acotando el terreno, también resulta distinta a sus referentes más inmediatos, dando una nueva perspectiva a títulos como Ana Bolena (Ernst Lubitsch, 1920) o a Ana de los Mil Días (Charles Jarrott, 1969).

Y es que, básicamente, la historia de Justin Chadwick es una reflexión que hace observar la facilidad con la que una vida puede influir sobre otras vidas, de cómo una decisión logra afectar el devenir de los acontecimientos, o en cuántas ocasiones es el propio carácter –ése que se presume personal e intransferible- el que sabe conducir a la salvación o a la destrucción más inevitable.
Con miras históricas, ¿habría sido diferente la vida de Ana Bolena sin la intervención de su hermana?. Su existencia y esa casi promesa final, ¿ayudan a explicar las misteriosas palabras que la joven reina pronunció el 19 de mayo de 1536 frente al cadalso?. Al aceptar su destino, justificar el veredicto del tribunal que la condenaba y alabar la figura de su esposo, además de intentar preservar los intereses dinásticos de su hija Isabel, ¿albergó esperanzas sobre su propia vida?.



Las Hermanas Bolena cuenta con muchas y poderosas razones para convencer. Rodada en alta definición, con un diseño de producción que recrea fielmente las localizaciones, estancias y mobiliario de la época; con el desarrollo de muchos de sus pasajes en escenarios naturales; con un vestuario que corre a cargo de la doblemente oscarizada Sandy Powell; con la impagable presencia de las mejores actrices del momento; con un guionista excelente, Peter Morgan (The Queen, Stephen Frears, 2006); con un actor, príncipe de Troya, que suele ser una apuesta segura; con un inmejorable reparto de notables secundarios..... tan sólo hacía falta un buen director que fuera capaz de orquestar el conjunto. En su defecto, se escoge a un debutante que se limita a transcribir el guión mientras marea con los travellings laterales, permite que los extras se crucen entre los protagonistas y la cámara en medio de conversaciones cruciales, revolotea con planos cenitales, y explota sus dos únicas genialidades hasta la saciedad. Éstas no son otras que la persecución de Eric Bana por los pasillos de palacio, y las imágenes distorsionadas que se captan a través de numerosos ventanales. Tampoco acompaña una fotografía tenebrosa y hostil, empeñada en diferenciar a los personajes del decorado, que , logrando su propósito, termina por romper con la homogeneidad del retablo.

Con un planteamiento tan correcto como exento de fuerza narrativa, se puede decir que la historia, realmente, no arranca hasta el regreso de Ana de la corte francesa, en la que presta sus servicios para una reina (por las fechas, suponemos que se trata de Leonor, infanta de España), para ridiculizar a su rey (que sería Francisco I, eterno rival del emperador Carlos I). Es en ese momento cuando emergen las grandes interpretaciones femeninas –hasta entonces, aletargada por una pésima dirección de actores-, cuando se produce la transformación del personaje principal y los múltiples registros que de éste se desprenden, serán un reto superado con nota por Natalie Portman. Antes que ella, grandes actrices como Merle Oberon, Henny Porten, Charlotte Rampling o Geneviève Bujold habían encarnado a la madre de Isabel I, mas ninguna de ellas supo hablar con la mirada.




En un balance final, admitiendo que “El arte de ser mujer consiste en hacer pensar a los hombres que son ellos quienes mandan” (qué poco ha cambiado el mundo en cinco siglos), e indicando que ésta es la historia de un excelente guión mal dirigido (recuérdese Desirée de Henry Koster en 1954), nos quedamos con la impresionante actuación de Ana Torrent y el agradecimiento a la directora de casting por no saber que Catalina de Aragón era rubia. Escalofríos dan al imaginar que se pudo buscar a Elsa Pataky.

19 comentarios:

Ivan aka Imazur2002 dijo...

O hay un error o no veo la crítica, que ha pasado? por cierto, se te echa de menos por cierto foro, no es lo mismo sin tu presencia.
Saludos!

Andres Pons dijo...

La verdad es que se le echa de menos.

En cuanto al filme es un culebron roñosos de pocos meritos cinematográficos.

M.I. dijo...

Jajajajaja, la crítica no está hecha, y ¿sabéis qué? que sólo dispongo de una hora para terminar (lo que no está empezado) y enviarlo. ¿lo conseguiré?
Por supuesto que sus méritos cinematográficos son: ningunos, pero tiene un guión tan interesante.... y yo sé tanto de esa etapa de la historia.... Tanto, tanto, que no sé cómo hacer una crítica de cine sin aburrir.... jajajajjaa, vamos que menudo marronazo tengo yo esta mañana. En fin, me voy a fumarme algo (un fortuna, un marlboro, un camel...) a ver si me inspiro.
Besos.

M.I. dijo...

Uffff, qué mal me ha salido. Le voy a hacer una crítica a la crítica:
Brilla más por las partes que por el todo (que esto me lo he copiado de Plissky, jajajja)
No concreta, no es un guión cerrado. Aceptable y correcta, pero lejos de alcanzar ningún tipo de genialidad.
¡hala!

Andres Pons dijo...

Pues a mi me parecio una crítica muy decente.

Ivan aka Imazur2002 dijo...

A mi también me parece buena, en serio, y bueno, no siempre uno puede estar brillante, pero yo la veo realmente bien,en serio.
Saludos!

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Por cierto, parece que será el tiempo o algo, pero yo acabo de escribir la de Awake, y entre que la peli es mala y que estoy poco católico hoy, me ha salido bastante mal, así que anímate que la mía es aún peor, jajaja.
Saludos de nuevo!!

Plissken dijo...

Hay que ser malvada para no dedicarle ni un comentario a tu tocaya la Johansson XD

Buena crítica, a mí ya me has quitado las ganas de verla.

Se te echa de menos, sí.

¡Saludos cordiales!

Nano-Historias dijo...

m.i. yo no soy crítica cinematográfica, oeor como sé que es lo de trabajar en un periódico y que a cierta hora tienen que estar todos tus artñiculos, pue ste entiendo, a veces no nos sale como queremos, aunque a mí me ha gustado mucho tu crítica explicas muy bien las virtudes y los defectos del film, a mí la verdad es que no me atare, y dudo que hasta àsado un mes pueda acercarme a una sala de cine.

de todas formas, la veré en dvd seguro

ánimo, a mí me encanta leer tus criticas y la de ciertos blogueros, siempre es un placer leeros

M.I. dijo...

Muchas gracias a todos.

Nano, guapa, ¿cómo estás?.
Ya verás como vuelves a los cines mucho antes de lo que imaginas.

La crítica de las Hermanas Bolena que publiqué en el periódico no es como ésta. Por cuestión de espacio (eso lo sabes tú también, Nano), es más corta, más concisa. Vamos, que a mí me gusta más.
Tengo una página en el periódico, y si la cargo mucho con letras...queda fatal. Están mejor las críticas más cortas.

Iván, no me vengas con "martingalas" de que te ha salido mal una crítica. Si eso es cierto, he de decirte que yo no lo noto. Menuda verborrea literaria tienes.... jajajajaja

¡¡¡Andrés!!!, Ains, Andrés, me acuerdo un montón de ti. Le hablo un montón a mi marido de ti. Eres de esas personas que dejan huella. Entre otras muchas cosas, tienes cualidades que yo no poseo y que envidio en quienes las tienen: la humildad y la simpatía.
¡Qué grande eres, Andrés.

Plissky, no seas mal pensado. No hablo de Scarlett, sencillamente, porque me quedé sin espacio... jajajaja. La verdad es que no hablo de ella por no dejarla mal, porque Natalie Portman, literalmente, SE LA COME en todas las escenas que comparten.

Ahora vamos a EL CONSULTORIO DEL CINEASTA, esa sección en la que yo pregunto y Plissken responde:

Mi consulta es ésta:
Al ver Las Hermanas Bolena tienes la sensación de que los decorados, paisajes naturales, etc. quedan en un segundo plano mientras que los personajes se adelantan. Están como en relieve, y hay escenas en las que los podrías tocar.
Esta sensación consigue romper la homogeneidad del conjunto, y a mí no me gusta. Pensé que se debía a la fotografía, jugando con los claroscuros, pero....
¿Podría deberse a que está rodada en alta definición?
¿Qué más aspectos se desprenden de ese tipo de rodaje?
Dime más pelis que se han rodado así.
Gracias por adelantado y miles de besos en la nuca.

Con respecto a cierto foro.... pasapalabra, jajajaja.

Iván Muñoz dijo...

Yo no veo mal esta crítica. Es como todas las tuyas:
-buena argumentación y buen criterio cinematográfico, como siempre
-buen recorrido por la historia del cine, como siempre
-buena lección de historia, como siempre que comentas las pelis de època.
Te doy un 8,5 sobre 10 y me guardo el resto para que no se te suba a la cabeza
Besos!

Plissken dijo...

Vale, así a bote pronto, te comento que una de las pegas de rodar en HD es la pérdida de profundidad de campo; si notas eso es que puede que tenga algún tipo de efecto de pospro para dar la sensación de profundidad. No sé si es por eso, pero podría ser. Pelis en HD: 'Collateral' o 'Apocalypto', las primeras que se me vienen a la memoria.

A mí la HD sigue sin convencerme, soy un jodido carcamal.

¡Saludos!

M.I. dijo...

¡¡¡Claaaaaro!!! Ésa era la "cosa rara" que le notaba yo a la película: la falta de profundidad de campo. Por eso se tiene la sensación de que los escenarios "escupen" a los personajes. La próxima vez, te haré la consulta antes de firmar una crítica. Muchas gracias.

Tito Chinchan dijo...

Buenas,

pasaté por:

http://vegetariana.blogspot.com/2008/03/carmen.html

Besitos.

Andres Pons dijo...

Scar pasate por mi blog a ver si te mola mi relato amor vampiro.

Gracias.

M.I. dijo...

No sé yo.... que tú eres muy gráfico, y yo acabo de almorzar....

socioapatia dijo...

Qué poco se prodiga Plissken demostrando lo que sabe, y cuando lo hace me deja pasmado.

Que digo yo la de pelis de época que hace Scarlett ultimamente ¿no? El truco final, La joven de la perla, a Good Woman, ésta de las Bolena...

Y está en preproducción una en la que hace de Reina de Escocia. Se ha vuelto adicta a los corpiños xD

iván muñoz dijo...

Scarlett trabaja como las grandes divas de los años dorados de Hollywood: 9 películas por año. Menos mal que, entre corpiño y corpiño, se baja las bragas haciendo de niñera, jajajajaja.

Möbius el Crononauta dijo...

Pues yo esperaba algún subproducto, pero si dices que el guión interesante y hay grandes interpretaciones y una buena ambientación, pues le echaré un ojo. Imagino que se lo habría echado de todas formas, o al menos a las actrices, pero ahora ya puedo aducir razones cinematográficas. Lástima lo del director.

Para mí tanto Bana como la Pataki chirrían de lo lindo. Por cierto, y no quisiera pecar de quisquilloso, pero... ¿eso de las nacionalidades de actrices y de personajes? Viendo la versión doblada dará igual, pero es una duda que tengo a veces. Como cuando Pe hizo de andaluza. En fins, ¡así es el cine!