miércoles, 30 de enero de 2008

EN EL VALLE DE ELAH

Como el mejor Jack Lemmon de “Missing”, Tommy Lee Jones busca a su hijo en una conmovedora cinta que mezcla la complejidad del thriller policial con un retrato certero sobre las diferencias generacionales. Siguiendo los pasos de “Banderas de Nuestros Padres”, Paul Haggis vuelve a mostrar el poder de una instantánea recogida en tiempos de guerra.

TITULO ORIGINAL In the Valley of Elah
AÑO 2007
DURACIÓN 120 min.
PAÍS USA
DIRECTOR Paul Haggis
GUIÓN Paul Haggis (Historia: Paul Haggis, Mark Boal)Basada en un artículo periodístico, es la mezcla de dos historias reales.
MÚSICA Mark Isham
FOTOGRAFÍA Roger Deakins
REPARTO Tommy Lee Jones, Charlize Theron, Susan Sarandon, Jason Patric, James Franco, Josh Brolin, Rick Gonzalez, Jonathan Tucker, Barry Corbin, Frances Fisher
PRODUCTORA Warner Independent Pictures


NOMINACIONES Y PREMIOS:
Nominación al Oscar al mejor actor (Tommy Lee Jones)





“.....Y, con cinco piedras, el rey Saúl mandó a David a luchar contra el gigante Goliat en el valle de Elah...”

En una entrevista previa a la ceremonia de entrega de los Oscar de 2006, el director canadiense Paul Haggis aseguró que lo peor que se le puede hacer a un cineasta es decir de una de sus películas que “era bonita”. “Lo que yo quiero –añadía- es hacer que la polémica salte a la calle y cree disensión”. Vaya, desde este diario, mi más sincera enhorabuena al oscarizado guionista, puesto que ése es un objetivo plenamente cumplido desde el momento en el que su película cruza las fronteras americanas.

Lejos de ellas, conocer la historia que da título a esta cinta, implica intentar descubrir, desde el principio, quién será el David del valle de Elah que tiene por cielo las estrellas de la Unión. En esa búsqueda, el reflejo del personaje bíblico se aventura en la figura de una joven policía que, desafiando la falta de respeto y los comentarios malintencionados de sus compañeros, sabe reconducir una investigación para, en aras al fiel cumplimiento de un empleo al que no considera carrera profesional, llegar a la verdad. Hasta se vislumbra en el coraje desmedido de un padre que, aunando intuición y astucia para no desfallecer, consigue vencer las enrevesadas alturas de la burocracia. Pero lo que ningún guionista, productor ni director de Vacaciones en el Mar pueden pretender es hacer ver al espectador europeo que David es el soldado estadounidense que, sin recursos ni experiencia, es enviado por el gobierno de su país “a llevar la democracia a un territorio inmundo”, para regresar con la vida rota.

No conviene dejarse confundir. Ni al cine ni a la sociedad americanos les ampara ya la eterna cantinela del Vietnam, en la que jóvenes de diecinueve años entraban en una contienda, como todas, ajena y sin sentido, para descender a unos infiernos en los que nunca pidieron estar. Las tropas estadounidense destacadas en Irak son profesionales, y ninguna mala gestión gubernamental (que, indudablemente, es el origen del mal), ninguna sociedad que permite la actuación de la primera dando su confianza en las urnas, ninguna condición personal, sirven de excusas para nada. Tampoco para protagonizar las vergonzantes instantáneas recogidas en tiempos de guerra que configuran una de las tramas que rigen el argumento. Sencillamente, no se puede justificar lo injustificable, y permitirlo nos acercaría a los corderos definidos por Robert Redford en su última cinta (Leones por Corderos, 2007).



Por supuesto, la experiencia En el Valle de Elah, además de incompleta, resultaría fallida si no se hubiera sabido mirar en las múltiples direcciones en que lo hace un experto conocedor de la naturaleza humana, de sus acciones y reacciones expresadas en el recogimiento intimista de intensos momentos y secuencias solemnes, herencia del maestro Eastwood. El árbol no impide contemplar la profusión de un bosque que, insistentemente, lanza cargas de profundidad al conjunto, tras la estela que sepulta mitos e invierte símbolos aprendida en Banderas de Nuestros Padres.

Haggis, que se nos antoja más competente tras el teclado que tras las cámaras, apuesta por la realización clásica de abundantes planos americanos, estructura lineal en el desarrollo de la narración, perfecto back-story de los bien perfilados personajes, introducción de acertados flashbacks. Y sorprende al dosificar la información mediante distorsionadas imágenes que son recogidas por la cámara de un teléfono móvil, en ocasiones dueñas de un realismo rallante en la técnica del falso documental.



No exenta de los típicos tópicos americanos que alcanzan al guión en la compleja fase de la investigación policial, encabezada por la más absoluta ineficacia, que propicia la aparición de intervenciones individuales. Cercana a la historia de Costa-Gavras (Missing, 1982), al retratar la sociedad desde diferentes puntos de vista generacionales. Denunciadora, al más puro estilo de Crash, de los problemas interraciales. Próspera y generosa en las escenas de acción y con una memorable banda sonora; la gran baza del Valle se encuentra en su poderoso reparto, en las destacadas interpretaciones del eterno perseguidor Tommy Lee Jones, de la siempre perfecta Susan Sarandon.

Así pues, secundando a la insuperable Charlize Theron en su afirmación de que “Todo el mundo opina de todo”, y con la convicción de que “No deberían mandar héroes a lugares como Irak”, ni a ningún otro sitio; auguramos –no sin reservas- que la última creación de Haggis hará reflexionar a quienes todavía se siguen creyendo leones.

8 comentarios:

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Pues esta tiene una pinta muy buena, ha tenido opiniones bastante positivas, que para mi no es siempre definitivo, pero bueno, mejor eso que la pongan a parir. Lo malo que la Theron no sale muy agraciada, y yo con lo frívolo que soy para estas cosas...XXDDD, no no, es broma, a ver si le echo un vistazo.
Saludos!

M.I. dijo...

Espero que cuando la veas seas león y no cordero.

M.I. dijo...

Ufffff, menos mal.... Ya han transcurrido 3 días y nadie me ha llamado "roja" ni esas cosas que me suele decir cuando hago este tipo de críticas...... Pierdo facultades.

Andres Pons dijo...

Es un filme maravillos que incomplensiblemente es ignorado para los oscars.

Aunque ya sabemos que eso es politica.

M.I. dijo...

Yo he leído en algún sitio que se ha quedado fuera de todos los premios porque no ha recaudado suficiente dinero en taquilla. Hacían la comparación entre Crash (rodada con cuatro duros) y ésta que ha costado un pastón, de tal manera que la primera tiene unos ingresos considerablemente más altos que la segunda.

Yo pienso como tú. Mucho mejores eran Banderas de Nuestros Padres y Cartas desde Iwo Jima y siguieron caminos similares. Que ya no sé que es mejor: si que no te nominen a nada, o que un peliculón como Banderas sólo sea aclamada por sus efectos de sonido. Muy fuerte....todo....

iván muñoz dijo...

Que eres un rato roja ya lo supe cuando canonizaste a Puig Antich, y tu ira antiamericana la leí en las críticas de World Trade Center, El Vuelo 93.......... si es que es lo malo de conocerse, Bruji.

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Por cierto, un detalle, no mezcles política con el cine, porque entonces te llevarás muchas desilusiones (como la apreciación algo confusa de Juno). Que eres demasiado reivindicativa!! es broma..XXDD
Saludos

M.I. dijo...

Cuando un director toca un tema político, lo que quiere es que la gente opine, debata. Ya lo dice Paul Haggis, que él lo que quiere es crear la disensión. Pues yo le ayudo, jajajaja, creo un tipo de crítica que ayuda a sus propósitos. ;)