miércoles, 9 de julio de 2008

EL INCREÍBLE HULK

Mucho ruido y poco cine. La secuela de Hulk nos llega en el peor formato de súper-héroe contra maxi-villano, romances de bestia y bella, y dosis innecesarias de violencia generada por ordenador.



TITULO ORIGINAL The Incredible Hulk (Hulk 2)
AÑO 2008
DURACIÓN 114 min.
PAÍS USA
DIRECTOR Louis Leterrier
GUIÓN Zak Penn (Personaje: Stan Lee, Jack Kirby)
MÚSICA Craig Armstrong
FOTOGRAFÍA Peter Menzies Jr.
REPARTO Edward Norton, Liv Tyler, Tim Roth, William Hurt, Tim Blake Nelson, Ty Burrell, Stan Lee, Robert Downey Jr.
PRODUCTORA Universal Pictures / Marvel Enterprises



Hasta donde yo llego, -que es bastante cerca-, Hulk era un tipo simpático y entrañable, poquita cosa y cabezón, que pululaba por el UHF en blanco y negro de las casas. Después, con la llegada de las teles en color, el tema, -al menos, para mí-, dejó de tener su encanto, y es que el verde en spray no era un tinte demasiado apropiado para el ser humano, y los capítulos se repetían con la asombrosa monotonía del señor encantador que monta en cólera por una injusticia social, haciéndose fuerte para proteger siempre a los más débiles. Quizás por este importante mensaje, posiblemente distorsionado, de recuerdos de infancia, a algunos no nos llegue a cuadrar la propuesta de los productores de la historia que hoy comentamos, al quererle mostrar como un Dr. Jekyll y Mr. Hyde cualquiera. Quizás tenga la culpa el haberse perdido la esencia de los cómics y del personaje creado por Stan Lee y Jack Kirby para la Marvel en 1962, y es que es aquí donde confieso haber sido más fan de “Purita, Agencia Matrimonial”.

En cualquier caso, dejando a un lado la fidelidad que pueda o no guardar el Hulk-Norton de Louis Leterrier con el original, no se sabe hasta qué punto puede interesar la existencia de un súper héroe tan inimaginablemente egocéntrico en su apariencia humana como innecesariamente destructivo en su faceta de monstruo bueno. Mientras que el científico no tiene más preocupación que la de cuidar de sí mismo, procurar la cura a su mal, y su reinserción social para recuperar lo que fue suyo, no importándole abandonar en el trayecto, y a su suerte, a un fiel amigo canino (qué diferente al Will Smith de Soy Leyenda); el transformado en masa, ni mira ni repara al poner en peligro a la población, con la única finalidad de huir del aluvión de balas y proyectiles que se le viene encima; siendo en ese apogeo del yo-Yo-YO el momento en el que las cosas empiezan a funcionar, se consigue el beneplácito y hasta la admiración del rival sentimental, y nos quedamos con la chica. Valiosos valores donde los haya–si es que hay alguno- para inculcar a un público mayoritariamente menudo; que, afortunadamente, nunca reparará en el innombrable desembarco del ejército americano en tierras brasileñas.



Con un planteamiento vacío de contenido y un personaje incapaz de suscitar la más mínima empatía, las teorías del olvido inician un proceso imparable, de tal manera que si del Hulk-Eric-el Guapo sólo quedó para el recuerdo la traumática escena de una mole verdosa recorriendo el globo terráqueo cual grácil mariposilla campera, haciendo honor al título de “cineasta del mundo” del Ang Lee; de ésta, quizás, sólo perdure la visión de la descomunal gelatina en la que se transforma un inverosímil Tim Roth al “meterse” de todo y más en vena. Un muy lamentable resultado, que sólo en su primera parte deja traslucir lo que pudo ser la elaborada trama de un excelente guionista nunca acreditado como es Edward Norton, y que pronto queda frenada al no hallar un equilibrio con los artificios de pirotecnia propios de un despliegue de efectos especiales, más impresionantes al ser relatados en las notas de producción que vistos sobre la pantalla.



Los títulos de crédito, por su parte, prometen un arranque que no decepciona, para asistir al nacimiento de dos cintas diferentes que, al precio de una, resultan difíciles de unir en el caótico conjunto. La parte real, de destino incierto, propicia la inserción de numerosos, repetitivos e interminables episodios de lucha libre con improvisados escudos, ridículas escaramuzas románticas en noches de tormenta, trasnochados relatos de peregrinas irradiaciones, absurdas ansias de arquitectura paisajística propias de la dirección plana de todo artesano mediocre contemporáneo, y míticos momentos “cruzado mágico de Playtex” de la sosa protagonista, que no salvan ni las tablas de William Hurt, ni la impagable presencia del Norton que actúa.



Ni espectacular ni entretenida, a doscientas pulsaciones por minuto, el corazón humano sufre una taquicardia, el increíble doctor Banner cambia de dimensiones, y el más recio aburrimiento se apodera de la sala. Miedo da pensar en la tercera de la saga, en el reseco panorama cinematográfico que se avecina, en los efectos de la pasada huelga de guionistas, en la certeza “de tener que convertirse en una berza” que solía exclamar don Miguel de Unamuno mientras paseaba por un huerto monacal.....Demasiadas complicaciones ante lo que sólo pretendía ser un pelotazo veraniego.

8 comentarios:

lotto 649 dijo...

Gomen kudasai.

Ivan aka Imazur2002 dijo...

A mi me entretuvo un rato, un filme sin nada especial aunque rodado con solvencia creo yo, eso si, para mi, y digan lo que digan, me quedo con el Hulk de Ang Lee, aunque no sea fiel al comic XXDD.
Saludos !!

Cinéfilo7 dijo...

tiene momentos buenos, algo flojos y el final es espectacular
saludos!!!!!!!!

M.I. dijo...

A mí las pelis de Hulk (salvando las distancias, si es que se puede), me empiezan a recordar la historia de El Halcón Maltés. Ésta era un exitazo literario que siempre fallaba en cine. Hasta que Huston dijo aquello de "no puede haber una buena película si no hay un buen guión" y dio en el clavo de lleno.

Yo creo que a estas películas les falla el guión. Y sé que pido demasiado para lo que suelen ser pelotazos veraniegos.

Jorge - cinenovedades dijo...

Primero y principal, como siempre, estupenda reseña!
Con respecto a la cinta, todavía no la he visto, pero coincido con Iván en que me gustó bastante la cinta de Ang Lee. Era una cinta que, sin ser la octava maravilla del mundo mezclaba drama y entretenimiento de acción de buena manera.
Ahora, partiendo de la base de que aquí se ha elegido a Louis Leterrier como director, definitivamente se han ido para el lado de la acción continua y sin respiro.
Cuando la vea, paso a comentarte!
Saludos!

Mulderin dijo...

Hola M.I,soy mulderin.Me gusta tu critica de El increible Hulk,que aunque no he visto,tengo una imagen cercana de lo que tu cuentas,ya que el primer Hulk,el de Ang Lee apenas me gustó.Y si alguna cosa me convenciese,tal vez seria Edward Norton porqué es muy buen actor y la belleza singular de Liv Tyler.Aprovecho para decirte que leas si te apetece mi critica de Una mujer de Paris,de Chaplin en mi blog:http://mulderin.blogspot.com y tambien escribi la de X files.
Enhorabuena por el blog,aunque piensa que llevo tiempo ya leyendo criticas tuyas.Suerte amiga!!.

Raúl dijo...

Hola, Hola.
Leído tu comentario, te agradezco que me hayas dad tu versión de los hechos sobre un tema, para mí, espectador ávido e inocente al mismo tiempo, un poco espinoso; dado que os leo a ambas y ni os conozco ni tengo mayor interés que el seguir leéndoos, siempre que lo hagáis como hasta ahora.
Te agradezco muchisimo tus palabras y te pido que entiendes el hecho de que no publique en mi entrada el comentario que has dejado, teniendo en consideracíón que nada tiene que ver con el tema del post y partiendo de la base de que no me gustaría que aquél riinconcito mío se convierta ahora en un foro de discusions ajenas a su espíritu.
Por lo demás, te mando un enorme abrazo y espero ansioso tu próxima crítica.

M.I. dijo...

Jorge.- Aquí te estaré esperando ;)

Mulder.- No es lo que me esperaba, no le veo los principios de bondad, de solidaridad que tenía la serie de TV, y me cansa la acción por la acción. Pero sí, Norton es tremendo.

Raúl....
Mi mayor defecto es la sinceridad, y es esa sinceridad la que ahora habla:
No creo en una inocencia que sólo pide la explicación de una de las partes. La otra parte (yo) se entera por casualidad y 17 días más tarde. Tema que me molesta.

Mi próxima entrada será una crítica de cine, y toda crítica de cine lleva tiempo y dedicación absoluta, aspectos que yo, en este momento, no les puedo conceder. Que escriba gilipolleces, ya conoces a la mejor. Lo mío es otra cosa, digamos, más serio.

Saludos!.