jueves, 12 de junio de 2008

ANTES QUE EL DIABLO SEPA QUE HAS MUERTO

Tremendamente sobrevalorada, la última película de Sidney Lumet cuenta con menos virtudes que defectos; los propios de una irregularidad constante que siempre han presidido su carrera.



TITULO ORIGINAL Before the Devil Knows You're Dead
AÑO 2007
DURACIÓN 117 min.
PAÍS USA
DIRECTOR Sidney Lumet
GUIÓN Kelly Masterson
MÚSICA Carter Burwell
FOTOGRAFÍA Ron Fortunato
REPARTO Philip Seymour Hoffman, Ethan Hawke, Albert Finney, Marisa Tomei, Rosemary Harris, Aleksa Palladino, Michael Shannon, Amy Ryan, Brian F. O'Byrne, Lee Wilkof


No sé qué es más triste, si el hecho comprobado de que, en el año 2008, el director de Tarde de Perros sea, prácticamente, un desconocido para la gran mayoría del público; si la pretensión de algunos críticos al intentar convencer de que este hombre, alguna vez, fue un gran director. La verdad es que no se puede etiquetar con ese calificativo a un cineasta de indudable talento que, contando con interesantes argumentos y mejores repartos, siempre nos dejó a media luz. No hay continuidad de calidad en su dilatada carrera, no existe una etapa gloriosa que se continúe con una pronunciada cuesta abajo en resultados; sino una absoluta irregularidad, que alterna pocas y excelentes filmaciones con demasiados productos prescindibles. Quizás sea Sidney Lumet el ejemplo viviente de las trayectorias que cursan con mediocridad.

Antes que el Diablo sepa que has muerto, se perfilaba como la película en la que Lumet recupera los picos altos que hicieron hablar de casualidad a sus detractores. Casualidad”, insistente palabra que resonó entre la crítica americana ante un debut impactante en Doce Hombres sin Piedad y sus trabajos inmediatamente posteriores. Casualidad bajo las numerosas nominaciones nunca materializadas, casualidad para un Veredicto Final (su mejor filme) que tuvo la suerte de perder de vista a Robert Redford y, con él, los arreglos narrativos que habrían destrozado el excelente original de David Mamet. Casualidad o no, que hacen evidente que la única recuperación de la que podemos hablar es la de los viejos fantasmas que persiguen al cineasta de la llamada “Generación de la Televisión”, de un título de “autor” que no le pertenece, y de una sobrevaloración que parte de los vagos recuerdos de días mejores de príncipes en la ciudad y asesinatos en trenes perdidos en la nieve.



Entre el difícil triángulo que une el thriller psicológico, el drama familiar y el cine negro de colores, la película que hoy comentamos se adentra en un sendero tenebroso para, lejos de alcanzar el equilibrio que la hubiera salvado, manifestar que los thrillers previsibles que destruyen el encanto del factor sorpresa, se siguen llamando thrillers; que los dramas sin trasfondo ni backstory que cuentan con el suficiente aire derrotista, se siguen llamando dramas; y que cine negro es, a fecha actual, cualquier filmación que recoja un tiroteo. Nada que alegar. Es una película de Sidney Lumet, y hay nombres que todavía pesan a la hora de firmar un artículo. De esta manera, a un desprecio absoluto por la medición de los tiempos; a una desatención constante en la dosificación del argumento; a un proceso que incurre en todos los males del peor cine contemporáneo: congelación de imágenes, rebobinados de metraje, ruptura de la estructura narrativa en un relato que no lo necesita, convergencia de los principios de causalidad y fatalidad propios de los guiones de González Iñárritu, repetitivos subtítulos de “dos días antes” y “una semana después”... (sólo faltan las voces en off mal aplicadas); se les llama, según quién esté tras las cámaras, “más de lo mismo” o “aire clásico de corte vanguardista”.

Curiosamente, los fallos del “vanguardismo”no proceden tanto del guión como de una planificación técnica engañosa. El primero, que parte de una idea de dudosa originalidad – no sé por qué, a mí me recuerda a El Sueño de Casandra, pero sin chistes-, estuvo nominado a los Premios del Cine Independiente americano, es el primer trabajo de Kelly Masterson, y da pleno sentido al término “promesa incumplida”, al no cubrir las expectativas que se marca. Los personajes se diluyen y, al hacerlo, rompen con la gran baza de la credibilidad con que contaban en sus inicios, definiendo las líneas que separan al actor que da vida a un personaje con el actor que interpreta un papel.



El engaño en la planificación, por su parte, viene dado por la comodidad de ser fiel a un estilo que el director borda, y que suple sus deficiencias. No nos engañemos, Sidney Lumet no sabe contar una historia que se desarrolla en diferentes escenarios, y esa incapacidad propicia y justifica la narración “a trocicos”, evitando la acción que transcurre en espacios abiertos (hay que ver lo malo que es rodando en exteriores, con esos tintes de documental inacabado), y fomentando el dramatismo interior entendido y captado en reducidos recintos, con puesta en escena teatral centrada en la dirección de actores.

El resultado se traduce en una descompensación entre dramatismo y acción, que conduce, irremediablemente, al aburrimiento. De poco le sirve recurrir a esa dimensión de “realismo sucio”, -en este caso, moderno- por el que hace discurrir la cinta, y que tantas veces le sacó de apuros; ni los excelentes planos, fruto de haber sabido siempre colocar bien la cámara, a que nos tiene acostumbrados (recuérdese la composición que hace coincidir a Marisa Tomey, Albert Finney y Philip Seymour Hoffman, en diferentes posturas, a través de una ventana). De poco, porque el invento del “Devil” ya estaba sentenciado.



En un balance final, me quedo con Ethan Hawke –¿qué importan unas cualidades que no cumple como actor?-, y con la convicción de que esta película habría pasado totalmente desapercibida si no llevara el nombre de un legendario director.

24 comentarios:

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Bueno, como ya te comenté, en esta ocasión no comparto practicamente nada de la reseña, lo único que Lumet fue un artesano irregular que brilló en algunas ocasiones y desapareció como un bluff en la gran mayoría, algo que por otra parte le pasó a casi todos los directores surgidos de la generación televisiva.
A mi me pareció casi perfecta, estupenda. En cualquier caso, gran reseña a la hora de defender tus puntos.
Saludos!!

dexter dijo...

A mi me pareció excelente. No creo que a estas alturas nadie deba justificarse como crítico ensalzando a Lumet. Cuando el tipo ha hecho bodrios como Gloria o La noche cae sobre Manhattan se le ha puesto a caldo- y con razón. Cuando hace una buena película es de justicia que se la trate como tal.
A mi me gustó mucho Albert Finney, ese plano- contraplano de espaldas con Seymour Hoffman (me sigue pareciendo algo histriónico el tío la verdad)
Vale, Veredicto final, la mejor de él, pero Network y 12 hombres sin piedad están ahí, ahí, eh

Jorge - cinenovedades dijo...

No podría estar mas en desacuerdo con tu crítica. Me pareció un tremendo peliculón de principio a fin, cercano a la perfección.
Una cinta narrada de manera soberbia, con ciertos toques de estilo a lo Alejandro Gonzalez Iñarritu por su estilo de como contar la historia. Opino que la película es una pequeña joya del cine, junto con "Gone Baby Gone" de Ben Affleck, es lo mejor que he visto en el 2007. Evidentemente Sidney Lumet tuvo su gran regreso!

Möbius el Crononauta dijo...

No la he visto, pero Sidney Lumet se ha ganado mi respeto por un puñado de títulos que son realmente grandes.
Aunque peque de irregular, es un gran director. Lo que ya no sé es si verdaderamente se ha recuperado de su decadencia en esta última cinta o no. He leído de todo, ási que no sé que pensar.

¡Creo que volveré a ver "La colina" y listos!

Deric dijo...

Quizá tengas, en parte, razón, pero comparado con ciertos productos que se pueden ver en nuestra, más que lamentable, cartelera, esta película es muy digna.

Andres Pons dijo...

Nada de acuerdo, es un grandisimo filme.

M.I. dijo...

Billy Wilder solía decir que a una película sólo hay que darle lo que la película necesita. Gente como Martin Scorsese o Stanley Kubrick desestructuraron los guiones cuando el argumento lo requería, sólo si lo requería. Honestamente, creo que este argumento no pedía ese tipo de desestructuración aparente, y que éste sólo se debe a "la moda" que le permitiría volver al candelero. Como bien digo "desestructuración aparente", que luego sigue un tratamiento absolutamente lineal y convencional. Da la sensación de no haber sabido contar la historia de otra manera, y buscar este tipo de reclamo, que no siempre hace "buena" una película.
Si a esta burda manera de llamar la atención, se le une la descompensación existente entre thriller y drama, y se antepone el drama porque al director se le dan bien las distancias cortas, el producto corre el riesgo de caer en el más absoluto de los aburrimientos, que es lo que aquí, irremediablemente, pasa.
Setenciada la película por culpa de una planificación inadecuada, de nada sirve un guión que podría haber dado más de sí, de nada sirven un buen puñado de exquisitos planos (de ésos con los que suele deleitar el director), de nada vale su incursión en el "realismo sucio" en el que caen los personajes de clase media. De nada sirve su habitual y excelente dirección de actores. De nada sirve nada.
Tampoco el guión me parece la octava maravilla. Kelly Masterson apunta maneras con este primer trabajo; en el siguiente debería centrarse en realizar algún otro menos previsible.

Iván.- Sabes que no me va la frivolidad analítica. Aburrimiento es la palabra con la que defino esta cinta, y explico el motivo.

Dexter.- Yo creo que hay nombres que siguen pesando a la hora de firmar una crítica de cine, y que con algunos directores se es más condescendientes que con otros. A Lumet se le ha puesto a caldo en muchas de sus películas, porque no había más remedio, y se le alaba cualquier trabajo que sale de su propia mediocridad, no de la mediocridad del panorama contemporáneo.
Me alegro de verte, y te recomiendo -si aún no la has visto- la última de Shyamalan.

Jorge.- Bienvenido a este blog ;) Buena, muy buena la primera peli como director de Ben Affleck (un señor por el que siento verdadera debilidad). Una pena que no hiciera la crítica de esa peli, porque creo que ahí sí estaríamos de acuerdo. De todas maneras, esto es así. No todos vemos lo mismo, ni tenemos el mismo sentido crítico. ;) Por cierto, yo de 2007, me quedo con la peli de los Coen. Para mí, insuperable.

Möbius.- Yo sólo he leído dos críticas malas: la mía y la de una chica que escribe en una prestigiosa revista digital. Sé que te gustan los clásicos, pero eso de....
"un atraco en el que todo sale mal". No nos confundamos, no es Tarde de Perros.

Deric.- Ahí está la cosa, que esta película es más de lo mismo, con un planteamiento que se hace eco de todas las "modas" del cine moderno. No creo que supere la media de la cartelera por mucho que digan los críticos. En Albacete ha sido vista y no vista.

Sr. Pons.- Menos, menos... jajajaja. Déjelo usted en "grande", que ya le sobra.

Gracias por vuestros comentarios.

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Yo creo que la desestructuración no es un problema sino afecta a los elementos narrativos, es decir, sea o no necesaria (realmente ningún filme desestructurado lo necesitaba imperiosamente, ni Kubrick ni nadie), la clave no es que se pudiera contar de otra forma, sino que contándolo de ésta sea igual de buena como mínimo que con una narrativa lineal, y yo creo que realmente es así.
Lo de la elección del drama sobre el thriller tampoco me vale como argumento eh, porque realmente es una elección genérica que parte de un elemento para desarrollar otro más interno, según eso la de Shyamalan pecaría de lo mismo, de empezar como un thriller y acabar como una historia intimista de protección del nucleo interno familiar. Y hablas de previsible, pero atracar la joyería de su madre es de todo menos previsible, ni argumental ni formalmente creo yo.
Por cierto Moebius, de todo no puede haber leido porque de hecho la crítica de M.I. es la única negativa que he visto en cualquier medio, y me da a mi que proviene más de gusto personal que de análisis formal y de elementos porque el aplastante buen recibimiento es evidente, por algo será digo yo.
No me convences eh, jeje.
Saludos!

Iván dijo...

No estoy de acuerdo contigo, Iván.
la crítica de M.I. me parece la más inteligente que he leído. Ella conoce muy bien al director y todo lo sabido lo aplica a la película para darle un golpe de gracia. Es una crítica impecable, y otra cosa es que la película te gustara o no te gustara, pero sus argumentos no son ningún disparate y están muy bien puntualizados.

Ivan aka Imazur2002 dijo...

A ver, para empezar, estamos hablando de una serie de elementos alabados por el 99% de la crítica mundial en sus aspectos técnicos y formales. Algo que dejé claro en mi crítica y que probablemente deberías leer también en las mejores publicaciones del medio cinéfilo. No quiero que esto parezca una crítica a M.I. porque la adoro, pero si me vas a atacar a mi cuidado porque muerdo con estos temas.
Conocer a Lumet? jeje, me río de tu insinuación que porque no comparta la opinión no conozco a Lumet o cualquier otro porque solo me falta irme a tomarme un café con él, que todo llegará.
La crítica es impecable..como he dicho en mi primer mensaje, a ver si leemos mejor. Luego lo de gustar o no al analizar un filme no se basa en cuestiones personales, sino en intentar ser objetivo con lo que uno ve, y ahi pese a estar puntualizado con puntos y comas, a MI me da la sensación que no se aferra a algo real (algo que por otra parte JAMÁS he nombrado que fuera un disparate, eso ha salido de TI).
Yo la más inteligente que he leído de críticas sobre la peli es...la mía (para chulo chulo mi pirulo somo se decía).
Me incomoda esto porque da la sensación que respondiendo a mi tocayo parece que critico a M.I. y no es asi, pero cuando me acusan de cosas que no tienen ni puñetera idea enseño los colmillos cual lobo enrabietado.

M.I. dijo...

Gracias, Iván (de Sevilla), luego me recuerdas que te pague algo por mail, jajajaja.

Empieza la peli y hay un atraco. Nadie sabe qué pasa.
A las primeras de cambio, se habla de atracar el negocio de sus padres...pero tú ya has visto el atraco. No me digas que no sabes qué ha pasado.... Pero si está cantando!!!!. Ahí está lo previsible.

Una peli puede empezar siendo una cosa y acabar en otra. Pero si quieres que sea ambas cosas a la vez, tienes que medir los tiempos y saber compensarla. Y en esta peli, no están medidos. Por el propio estilo del director, el thriller deja paso a la carga dramática, que tampoco queda clara, y eso provoca aburrimiento total y absoluto.
Además, que guste a todo el mundo, no es garantía de nada. Lee en la butaca, no soy un bicho raro, jajajaja.

No me vale de ejemplo la de Shyamalan. Esa empieza siendo un thriller y acaba igual. En medio, un mensaje eseperanzador que deriva de su propio argumento. Lo del nucleo familiar es la protección de las nuevas generaciones, de ahí lo del embarazo, my darling.

M.I. dijo...

Que todo el mundo se relaje, por favor. Las riñas a los foros, jajajaja, que aquí reine la paz y la concordia. En serio, que necesito buen rollo para vivir ;)

Iván, objetivamente, yo veo la peli así. Te lo juro. No me rijo por mis gustos personales, la pensé muuuuuucho antes de hacerla.
Iván (el otro) también es muy amigo mío (su crítica de esta peli es favorable), pero no quiere que yo quede mal (por eso, creo yo, dice eso), y no te está atacando a ti. Calma...

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Bueno, normalmente me aburre debatir cuando he dado una opinión de un filme, más que nada porque como yo también lo pienso mucho, lo tengo tan claro que lo veo con una claridad absoluta, y con ello lógicamente no comparto para nada opiniones alejadas a la mía. Diría que pueden hacerme ver cosas que no he visto, pero aún no me ha pasado nunca, la verdad.
Podría rebatir los puntos que comentas M.I., pero mejor lo dejamos para cuando haya una de esas quedadas, así es más divertido, que por escrito me aburre, jaja.
Pero vamos..podría hacerlo eh, que conste, jaja.
Saludos

Ivan aka Imazur2002 dijo...

En "La soga" de Hitch sabemos desde el principio lo del asesinato y donde está el cadaver incluso.
El equilibrio se compensa, y el drama aún más cuando vemos una relación paterno/filial que acaba en tragedia griega como si de un paso natural se tratara, no veo la descompensación.
Que una peli guste a todo el mundo no significa nada no, de hecho por eso la unanimidad con las obras maestras de la historia del cine está ahí, jeje, porque si uno cuestiona a Hitchcock por tramposo en algunos macguffin seguramente tendrá razón (sin comparar eh).
Que no, que no, que si hay una peli unánime este año es ésta, sino ya lo veremos con las listas a final de año.
Saludos

iván dijo...

No te preocupes, reina, que aquí no pasa nada. XXXDDD

No fue mi intención ofenderte, tocayo, mi intención era decir que incluso sin estar de acuerdo con ella en muchas ocasiones, sus reflexiones siempre me parecen de quitarse el sombrero XXXDDD. No veo la película como la ve ella, a mi también me gustó como a ti, pero cuando se pone a argumentar, cuando ves que conoce todos los puntos débiles del director y que le está entrando por ahí, cuando piensas en todo lo que te está diciendo (no sólo en esta crítica) y que siempre lleva su parte de razón, te das cuenta de que esta mujer sabe de cine y que sus análisis son buenos, los compartas o no los compartas. Para mi sus críticas tienen mucho valor por eso, por ese sentido crítico que no le importa ir contracorriente.
No vemos descompensación en LA SOGA porque no la hay pero ¿la hay en esta película?. La hay, tocayo, la hay. Lo que pasa es que muchos ni la ven, que otros hemos valorado otros aspectos y ese lo pasamos por alto y que ella carga ahí las tintas porque es muy maniática para esas cosas XXXDDD.

Saludos y no te mosquees!!!

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Que M.I. escribe de fábula es evidente, lo llevo diciendo desde el primer día. Yo la descompensación no la veo, por tanto para mi no la hay, y no la veo porque considero que en ese punto está equivocada, pese a partir de un lugar que si reconozco como tal.
Evidentemente, si hablamos de descompensación de Lumet con respecto al cine clásico, entonces no aguanta el análisis ni una película actual, ni una. Lo que quiero decir es que maximizar un leve defecto como invalidez total para una película me parece incorrecto bajo mi punto de vista. Luego lo de los puntos débiles del autor bueno, de hecho M.I. considera a Lumet un mediocre, con lo cual es normal que vea puntos negativos, que los tiene, pero también tiene los buenos, que son los que considero que ha extraido en esta película de forma contundente.
Saludos

M.I. dijo...

Hablo de ambos, Iván, de los puntos fuertes y de los débiles, todos en su momento y justa medida aplicados a la película. Y sí, veo una descompensación y un afán de actualizar un argumento que no es nada del otro mundo, de modernizarlo, que sentencia la película. Lo siento, pero yo no puedo hablar bien de un resultado que, claramente veo que ha fallado; sea de quien sea.

Marchelo dijo...

Buenas MI aún no la he visto pero tengo que decirte: enhorabuena por defender tanto tus ideas y ser tan coherente con las mismas :)

Saludos!!

PD. me temo que cuando la vea me encontraré entre el grupo que la califica de obra maestra :)

CGS dijo...

Lo único bueno de la peli es ver como una cuarentona como Marisa Tomei tiene el cuerpecito de una veinteañera...y sin operaciones ni nada, una maciza por la que no pasa el tiempooooooooooooo

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Es que lo que le faltaba era un psicópata con una bolsa en la cabeza haciendo el tonto corriendo por el campo sin sentido XD
Saludos

M.I. dijo...

Jajajajajajajajaja, joer Iván, cómo te pasas, jajajajajjaa (no puedo seguir expresando con letras el ataque de risa que me ha dado al leerte).

Bueno, me pongo seria. (jajajajaja)

Muchas gracias, Marchelo.
Me parecerá MUY BIEN que estés en el bando de los que la consideran una obra maestra. La función de "convencer" era cosa de los de la Nouelle Vague; yo me conformo con no decir demasiadas tonterías cuando escribo ;)
Besos hasta Barcelona.

Ya se sabe, Carlos, "a falta de buenos guiones, bien valen buenos melones.....", jajajajjaa. Pero éste no es el caso, no es malo el guión, sólo la ejecución del mismo. Bajo mi humilde punto de vista, añado.

CGS dijo...

Es malo el guión, los actores (horrible ese Ethan Hawke histerico) y aburre a las ovejasssssssssss

Solo Marisa Tomei se salva por el cuerpazo...aunque tambien es una gran actriz (que nadie se la pierda en Factotum)

M.I. dijo...

Bueno, Ethan también está buenorro, jajajaja.

socioapatia dijo...

Estoy en tu bando Isabel! Miré la hora como siete u ocho veces en "Antes que..." y ni los soberbios pechos de la Tomei me sacaron del hastío (Reflexión a volapié: No deberían dejar a Seymour Hoffmann salir desnudo en las películas, qué cosa más desagradable)

Pero no creo que Lumet esté sobrevalorado. El hombre tiene ya 84 años y es normal que le salgan churros. Es cierto que es un artesano al que le han tocado buenos guiones, pero "Doce hombres sin piedad", "Punto límite", "La Colina", "Serpico", "Asesinato en el Orient Express", "Tarde de Perros", "Network", "El príncipe de la ciudad" ... Son demasiadas para considerarle un tonto con suerte. No sé, creo. Que tú sabes más de cine que yo ;-)

Tiene un libro bastante majete sobre cómo dirigir, pero ahora no me acuerdo del título.