miércoles, 5 de diciembre de 2007

[REC]

Leer critica de Rec en Muchocine.net



Peligrosa mezcla entre géneros en la que la técnica, que perfecciona una idea ya existente, se antepone a la formalidad de un guión fundamentado en endebles premisas de fácil destrucción. Patético terror engañoso construido a base de Dogma y apagones de luz.



¿A quién no le asusta estar encerrado en un edificio, sin posibilidad de contactar con el exterior y enfrentado a una amenaza tan real como incomprensible?
A mí, desde luego, mucho.
¿A quién no le sobrecoge recibir una historia a través de una cámara de televisión que filma espeluznantes figuras con visión nocturna?

Pues ahí está el único secreto del éxito desbordante de [REC]. Una película atípica que funciona más como “pasaje del terror” que como cinta convencional, y sólo en sus últimos minutos. En éstos, bajo el estandarte de “vamos a pasar miedo”, los apagones de luz se suceden, los movimientos de cámara se hacen todavía más mareantes, la limitada profundidad de campo se vuelve inexistente, las pérdidas de sonido son frecuentes, la histeria colectiva –no siempre justificada- alcanza cotas que rozan la taquicardia, la irrisoria serenidad desaparece, y emerge un acertado juego de sombras y luces.

Pero el problema de [REC] es que esta parte –sin duda alguna, brillante-, no encaja dentro del todo que la contiene. Para llegar a esta situación y creérsela, el espectador tendrá que hacer un esfuerzo sobrehumano para pasar por alto un cúmulo de imprevistos y despropósitos inadmisibles que configuran el guión.

Es en ese punto en el que todo hace pensar que éste estuviera concebido para ser vendido a la industria norteamericana. Allí es más que habitual que la policía siempre llegue tarde y que el gobierno, sistemáticamente, ponga en peligro la vida de sus ciudadanos, dando paso a las intervenciones heroicas individuales. Incluso en historias basadas en hechos reales, se hace patente una descoordinación y una confusión que alarman. Pero, ¿todo eso sucede en este país?. ¿Aquí se activaría un protocolo antiterrorista de manera unilateral, en el que las autoridades sanitarias actuaran bajo su propio criterio sin el conocimiento del resto de cuerpos que componen la seguridad del Estado?. Habría sido más sensato omitir el lugar en el que se desarrolla la acción, puesto que la improbabilidad de las respuestas se acerca a la ciencia ficción más asombrosa, en la que el aislamiento forzoso alcanza a los sistemas de comunicación y los móviles pierden la cobertura. Se mire como se mire, es como aquel viejo chiste: “tú lo que quieres es que me pille el toro”.





Esa burda mezcla entre géneros siempre fue más peligrosa que los perros rabiosos que transmiten virus letales a través de la saliva. Pero no contentos con crear una situación inverosímil hasta para quienes nos creímos Resident Evil o 28 Días Después, los guionistas se permiten el lujazo de insertar un episodio de “Aquí no hay quien viva”, en el que un grupo de “aterrados” vecinos (y motivos no les faltan para estarlo), se preocupa más de salir bien peinado ante la cámara y de criticar los hábitos alimenticios del señor que vive en el cuarto derecha, que de su propia integridad y supervivencia. Lo increíble roza la tomadura de pelo mientras los expertos hablan de “crítica mordaz a los problemas interculturales”, mientras las interpretaciones y la dirección de actores dejan muchísimo que desear.

El inicio de este desaguisado lo encontramos en un parpadeo escalofriante de “Filmax”, augurio de pesadillas. Después, la ausencia de títulos de crédito parece indicar que los directores podrían estar “desacreditados” en este Proyecto de Blair rodado con cámara al hombro, sin música, con fotografía imposible tomada en condiciones de bajísima intensidad de luz, en un “aquí y ahora” sin saltos temporales ni espaciales. Si no fuera por los puntos 6 y 8, la aparición de armas y la exclusión explícita de “películas de género” (que alguien me diga una sola película que no pertenezca a ninguno), nos encontraríamos ante un “filme Dogma”; en el que, lógicamente, obviamos el resto del decálogo 95, ése que ni sus propios fundadores han cumplido.



Decía “Dios” que “dirigir es un placer y escribir es un rollo”. Quizás, por ese motivo, los guiones de cine sean más dignos de alabanza que las propias técnicas de rodaje. En cualquier caso, la segundas nunca deberían prevalecer sobre los primeros. Se da el caso, además, de que Jaume Balagueró (una de mis grandes debilidades) aprueba con sobresaliente en ambas materias. Los Sin Nombre es, sin duda alguna, la mejor película de terror que se ha rodado en este país. Los guiones de historias como Frágiles o Darkness, -que tan buenos momentos nos han hecho pasar a los amantes del género-, superan todos los patrones americanos para convertirse en el futuro del cine que queremos ver. La concepción de [REC], sinceramente, decepciona.

Todo lo cual nos lleva al convencimiento de que lo único terrorífico de esta película son las colas kilométricas que se han de superar en los cines albaceteños, para caer en un lateral de la fila dos y soportar ochenta y cinco minutos de cámara al hombro.

Pablo, ¡graba todo esto, por tu madre!.

5 comentarios:

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Interesante su analisis, aunque no comparto casi nada, solo alguna cosilla, a mi Rec me parece estupenda, aunque no perfecta, contiene algunos defectos que coincido con usted. De todas formas, habla usted de lo que provoca en los espectadores, como si desconociera el aplastante exito entre la gente, quizás debería escribir en primera persona, porque por lo que sabemos en muy poca gente ha provocado semejante rechazo.
Por cierto, sin animo de polemizar, Darkness..buen guión????
Saludos

M.I. dijo...

Un crítico nunca habla en primera persona. Al menos, yo lo hago en muy pocas ocasiones. En última instancia, en una crítica que firmo yo, me parece reiterativo y absurdo indicar a cada momento "yo pienso", "a mí me parece". Sería muy poco profesional.

En la situación presente, mi análisis deriva de una profunda observación en los espectadores albaceteños durante tres pases consecutivos, y sus reacciones no son diferentes a las que he plasmado en esa crítica.

Las reacciones del público que nos ha hecho llegar la distribuidora de la película son puntuales, posiblemente, rodadas en el momento en el que todo el cine se asusta por la sorpresa que capta la cámara de Pablo cuando se la hace girar dentro de un habitáculo que ofrece la trampilla que, inexplicablemente, se abre ante ellos.
Las reacciones del público, instantes antes, cuando la chinita habla en hispachino y el resto de los vecinos se comporta de una manera ridícula que roza la tomadura de pelo, no es la misma.... Si se hubiera rodado esa reacciòn del público, quienes nada saben de la película, habrían pensado que es una comedia... ¿O no?.

Dicho de otra manera: las reacciones del público que muestra la distribuidora son de esa parte de la película que funciona más como pasaje del terror, como atracción de feria que como película propiamente dicha.

Y, con todos mis respetos a todos los premios que está cosechando REC, ésta es mi opinión y así la he plasmado por escrito.

En cuanto al guión de Darkness... a mí sí me parece bueno. Como bien digo, se superan los patrones americanos -ésos que tanto nos gustan el espectador español-. En cualquier caso, también digo que Los Sin Nombre es la mejor película de terror que se ha rodado en este país.... algo con lo que otros muchos, evidentemente, no estarán de acuerdo. Esto es así. Si todos pensáramos igual, el mundo sería terriblemente aburrido.
Y.... se da el caso, además, de que quienes escribimos críticas de cine (se supone) tenemos más armas que cualquier otro espectador para ver en qué falla una película y cómo se habría podido subsanar. Será porque hemos visto más cine...

Muchas gracias por tus comentarios, Iván. Por todos.

Ivan aka Imazur2002 dijo...

hombre, cuando uno escribe una crítica muestra una opinión personal, por tanto escribe en primera persona. De todas formas, no me referia a las reacciones del público, sino a un pasaje en concreto, pero bueno, no importa. Sobre Darkness , yo creo que precisamente por recurrir a patrones americanos da pie a una película fallida, pero bueno, toda opinión, como bien comentas, es respetable.
Y estoy de acuerdo con lo que comentas de las armas y por haber visto más cine, aunque con un matiz, no es solo lo mucho que uno mira, sino la forma como se mira, la hay de muchas formas, y con muchas capas de profundidad.
Saludos

M.I. dijo...

Jajajajaja, me temo que, si sigo contestándote, corro el riesgo de quedarme sin uno de mis más fieles lectores, que eres tú. Y te aseguro que eso no me gustaría nada de nada. Imagínate que abro este blog, en muchas ocasiones, sólo por si hay algo tuyo.

Supongo que si yo fuera uno de los críticos de Cahiers du Cinéma de la vieja escuela, intentaría “convencer”, pues tengo entendido que éste era uno de los objetivos principales que perseguían gente como Truffaut o Chabrol. Pero no es el caso, ni estoy en condiciones de tal pretensión.

De todas maneras, sí que te puedo garantizar que todos y cada uno de mis artículos están estudiados, pensados y examinados hasta la extenuación..... aunque no lo parezca. Claro que, puede que mi “mirada de cine” todavía no sea lo suficientemente profunda como para sorprender. Pero te aseguro que todo se andará....

Ivan aka Imazur2002 dijo...

No no, no te preocupes, es más, yo en cuanto he visto esta mañana lo que habia puesto he dicho...vaya, igual suena ofensivo, jaja.
No te preocupes, claro que seguiré entrando, es un gran blog.
Saludos afectuosos!